Rosquillos con vino dulce de Málaga – Paso a paso

Estándar

IMG_0823Estas navidades hemos rescatado del olvido una receta tradicional de nuestra tierra. En casa mi madre la hacía durante estas fiestas y a veces le pedíamos que hiciera los rosquillos de vino dulce de Málaga hasta bien entrado febrero.

Así que manos a la obra, porque en esta receta las “manos” con fundamentales.

Ingredientes

  • 1 huevo
  • 1 copa de vino dulce de Málaga, moscatel
  • 2 copas de aceite ( en este caso vamos a utilizar de girasol para hacerlas más suaves, pero el aceite de oliva también se pude utilizar)
  • levadura Royal
  • azúcar
  • harina de repostería
  • corteza de limón
  • ralladura de limón
  • matalauva (semillas de anís)
  • Para freír necesitaremos 1 litro de aceite de girasol.

Preparación

Lo primero que tenemos que hacer es introducir las 2 copas de aceite y calentarlas en un cazo, cuando esté el aceite este bien caliente añadimos la corteza limón. Una vez la corteza de limón se arrugue la quitamos del cazo, el cual apartamos del fuego, y añadimos una cucharada de postre de matalauva y dejamos enfriar.

En un bol grande agregamos la ralladura de un limón, al que agregamos el aceite, que hemos dejado enfriar, colándolo para quitar las semillas de matalauva.

Incorporamos un copa de vino dulce de Málaga, después añadimos el huevo. A continuación una copa de azúcar y dos cucharadas de postre de levadura y a batir.

Cuando tengamos una mezcla homogénea vamos añadiendo la harina de repostería previamente tamizada y removemos con una cuchara de madera. La cantidad de harina a añadir es la que necesite la masa. Una vez que la masa sea imposible de remover toca amasar con las manos. Así que en una superficie lisa espolvoreamos harina colocamos la masa y amasamos hasta que la masa no se quede pegada en los dedos.

Es el momento de volver a introducirla en el bol y dejamos reposar aproximadamente 30 minutos tapada con un paño.

Llega el momento de hacer nuestras rosquillos. Cogiendo un trozo de masa del tamaño de una nuez giramos hasta hacer una pelota y después frotamos con las dos manos hasta conseguir un fideo grueso y le damos la forma de la rosquillo.

Cuando tengamos todos los rosquillos listos, calentamos el litro de aceite con un trozo de corteza de limón (que retiramos cuando se arrugue), cuando esté caliente freímos, pasamos un plato con papel abstente para quitar el exceso de aceite y espolvoreamos con azúcar (este paso es importante de realizar cuando los rosquillos de vino dulce de Málaga están todavía calientes, sino no es así el azúcar se caerá).

Hay quien no puede resistirse y se los come caliente, pero si tenéis paciencia lo ideal es comerlos pasadas 24 horas, ya que se potencia su sabor. 😉

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s